Menú semanal equilibrado para comer fuera de casa

 

Por cuestiones laborales mucha gente come fuera de casa casi todos los días. Aquí tenemos la opción de comer en la cantina del trabajo, en algún bar o hacernos nuestra propia comida y “comer de tupper”. Para mí la mejor opción es la de hacernos nuestra propia comida, ya que va a ser más económico y si planificamos bien el menú, más saludable.

Cómo planificar un menú equilibrado para comer fuera de casa

Yo siempre busco el punto intermedio entre un menú equilibrado y un menú que me permita cocinar platos sin demasiada elaboración. Es importante que el menú sea variado, incluyendo a lo largo de la semana diferentes grupos de alimentos. La forma en que cocinamos los alimentos también es clave, ya que no será lo mismo, por ejemplo, una patata frita que una cocida. Siempre hay trucos para cocinar más sano.

Tal y como podéis ver en el menú semanal que hemos confeccionado, se alterna carne, pescado, legumbres y pasta, sin olvidarnos de acompañar los platos con verduras y hortalizas. Como postre cada día una fruta (mejor si son de temporada), que a mí me encantan, pero si lo preferimos podemos hacer una macedonia o elegir otro alimento como un yogur. Si no vamos a tomar fruta en el postre, también podemos hacer un zumo natural para acompañar la comida.

La elección de los platos para comer fuera de casa

Si os dais cuenta, en el menú semanal los platos son fáciles de comer en un tupper. La comodidad y facilidad a la hora de comer es algo que hay que valorar y tener muy en cuenta. Hay platos, como aquellos que son muy caldosos o que necesitan de cuchillo para cortar la comida, que resultan muy incómodos para comer en un tupper.

Platos como arroces, pastas, ensaladas o revueltos de huevo, son fáciles de comer en un tupper porque básicamente solo hay que pinchar o meter la cuchara y llevárnosla a la boca. Tampoco son platos que conlleven mucho riesgo de mancharnos o de ser pringosos, un punto que también hay que tener en cuenta.

Con respecto a las ensaladas, todavía recuerdo aquella vez que se me derramó el aliño y pringué toda la mochila. Os aconsejo llevar el aliño en una botellita aparte. De este modo no hay riesgo de manchar y añadiremos el aliño a la hora de comer el plato. Igual podemos hacer si algún plato lleva salsa.

La elección de los snacks para picar entre horas

Esto es un clásico dentro del menú fuera de casa. Normalmente no pasamos directamente del desayuno a la comida, hacemos lo que se llama un picoteo entre medias. También podemos hacer que sea un picoteo saludable si elegimos los alimentos adecuados. Yo acostumbro a tomar algo de fruta o frutos secos, ya que la cantidad de fibra que tienen hace que disminuya la sensación de apetito.

 

También tenemos snacks menos calóricos, como pueden ser las infusiones o el té, ideales para cuando hacemos una pausa o queremos despejarnos. Y si necesitamos una buena inyección de energía a media mañana podemos optar por un sandwich preparado al estilo vegetal o algún batido más completo que incluya fruta, cereales o galleta.

Cuando de dietas equilibradas se trata, vale el famoso dicho de: “una vez al año no hace daño”. De este modo, no tenemos que eliminar alimentos de nuestro menú, simplemente hay que hacer un uso racional de su consumo. Se puede comer un trozo de chocolate, algo de dulce o alguna “chuchería” y seguir teniendo una dieta saludable.

Seguro que vosotros tenéis alguna receta para cuando coméis fuera de casa. La podéis compartir con nosotros en los comentarios y así iremos cogiendo ideas para confeccionar el menú.

Imagen | USP Hospitales, VlaD (DaV.), MJorge