Bici

La bici en invierno II: Protegerse del frío

 

Con la llegada del invierno y la bajada de las temperaturas a muchos se les puede hacer un poco más cuesta arriba seguir utilizando la bicicleta para sus desplazamientos en la ciudad, pero lo cierto es que con equipamiento adecuado no tenemos que tener ningún problema. Hoy vamos a explicar cómo protegerse del frío en la bicicleta durante el inverno. La ropa adecuada es fundamental para poder disfrutar incluso con meteorología adversa.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no sólo se trata de protegernos del frío, sino que muchas veces también va acompañado por la lluvia y el viento. Cómo ya os comentamos cuando hablamos de las precauciones que debíamos tomar con la lluvia, para el ciclista de ciudad existen trajes completos. Se componen de un chubasquero amplio que también hace las funciones de cortavientos para protegernos la zona del pecho, que es la parte del cuerpo más expuesta. Los chubasqueros suelen llevar una especie de faldón largo, que nos protege la zona de los muslos de las piernas sin entorpecer el pedaleo. La otra opción es añadir un pantalón que nos complemente.

¿Recorrido corto o largo? ¿Y qué hacemos después?

Tanto los chubasqueros largos, como los cortos, suelen ocupar muy poco espacio plegados, por lo que son fáciles de llevar, tanto en la mochila como si llevamos cesta o alforjas en la bicicleta. Estos trajes son muy útiles en los desplazamientos diarios al trabajo, puesto que en muchos casos salimos por la mañana con buen tiempo, y cuando volvemos las condiciones han cambiado. Son perfectos para los desplazamientos cortos y para complementar ropa de calle que llevemos.

 Chaquetas para protegernos del frío y la lluvia

Cuando los desplazamientos van a ser más largos tal vez lo adecuado sea buscar ropa especializada con el material adecuado. Existen muchos tejidos distintos, quizás el más conocido es el Gore-Tex, que repele la lluvia y nos protege del viento. Las chaquetas para ciclistas suelen ser bastante ajustadas para que nos nos entorpezcan la marcha. Podemos sustituirlas por un chaleco, si no hace mucho frío, o por el contrario, complementarlas con unas mallas térmicas largas que protegen las piernas. El aspecto más incómodo es que si nos desplazamos al trabajo, o vamos a realizar alguna actividad después del paseo, tenemos que llevar ropa para cambiarnos.

Tanto en el caso de las chaquetas como en el de las mallas las prendas están recomendadas para soportar temperaturas más o menos bajas y existen distintas graduaciones. Este tipo de ropa es conveniente adquirirla si vamos a realizar desplazamientos largos de forma habitual. En todo caso, tanto chubasqueros como chaquetas deben ser transpirables. Pero si no es así no es necesario comprar ropa sólo para montar en bici, sino que podemos aprovechar las prendas que tenemos en casa.

Lo cierto es que cuando usamos la bici de forma habitual algunas compras las haces ya de forma inconsciente, pensando en si esa chaqueta va bien para parar el viento, si ese abrigo es demasiado largo y te va a entorpecer el pedaleo, etc. No tenemos que renunciar a nuestro propio estilo de vestir por ir en bici. Como todo Ciudadano 0,0 tenemos que reutilizar la ropa que tenemos por casa para esta función. En mi caso utilizo chaquetas cortas o abrigos tres cuartos sin mayores problemas para mis desplazamientos al trabajo, complementados con un chubasquero amplio que más de una vez me ha salvado de llegar hecho una sopa.

Otros complementos imprescindibles

 

Por último, no podemos olvidar otro equipamiento menor, pero no por ello menos importante.

  • Las gafas. Su uso evita que cuando el viento frío nos da en la cara, a medida que vamos tomando velocidad, nos lloren los ojos. Si hace sol podemos utilizar unas gafas de sol, pero si está nublado mejor coger unas de cristal trasparente. Podemos encontrarlas a precios bastante económicos y con cristales, sol o trasparentes intercambiables.
  • Los guantes. Debería ser un básico como elemento de protección ante caídas, pero también en condiciones de frío evita que las manos se entumezcan, lo que nos puede hacer perder sensibilidad que puede hacer que nuestra reacción al frenar se vuelva más lenta. Depende de las temperaturas que vamos a soportar deberán ser completos o con los más típicos de ciclistas con los dedos al aire. Igualmente podemos aprovechar cualquiera que tengamos por casa para desplazamientos cortos.
  • El cuello también debemos protegerlo. Si no llevamos una prenda de cuello alto lo mejor es optar por una braga, que podemos encontrar en distintos materiales, que nos mantenga abrigado el cuello y podamos subir incluso para tapar la boca.
  • Por último no ,podemos olvidar la cabeza y en invierno mejor buscar un gorro o gorra que nos tape un poco. Mis favoritos son los que además de proteger la cabeza nos cubre las orejas, si hace mucho frío o una gorra en caso de que éste no sea extremo. En todo caso siempre recomendable que sean transpirables.

Con el equipamiento adecuado no tenemos que dejar de disfrutar la bicicleta por la llegada del frío. ¿Y vosotros, cómo os protegéis en invierno? ¿Se quedan las bicicletas en los trasteros hasta la primavera o también salen a rodar también con meteorología adversa?

En Ciudadano 0,0 | La bici en invierno I: Protegerse de la lluvia

  • Lejana

    Pues me vienen muy bien estos consejos! La verdad es que si tienes menos frío te animas más. Venga, me lo apunto y voy reuniendo voluntad para salir en bici

  • Pingback: Fitness en la red (LIX) | Todas las Dietas

  • Juan Lara

    En invierno, como las cebollas, a vestirse por capas y como dices, ropa como chubasqueros no ocupan nada y podemos guardarlos sin problema. Buenos consejos!

  • Beatriz Maldivia

    Yo ya leí unos consejos que lo que decían era que había que vestirse por capas. Ellos hablaban de cinco capas, yo nunca he llegado a salir con tantas, pero sí me pongo cuatro sin ningún problema (si cuento el sujetador, serían 5, ahora que lo pienso). Llevo una camiseta muy pegada de manga larga, dos chaquetas de material térmico y una exterior que no abriga demasiado, pero protege del viento y la lluvia y tiene muchos bolsillos para llevarlo todo. La mayor dificultad es que se suele tener mucho frío al empezar, pero luego ya se entra en calor. De ocurrir eso, me puedo quitar una de las chaquetas y, como son de material blandito, me la ato a la cintura. En cuanto a las piernas, alguna vez me he llegado a poner leotardos bajo los pantalones ciclistas de invierno, pero en general no me hace falta porque estos pantalones ya van muy forraditos.

    De guantes sí que llevo casi siempre dos capas, es decir, dos pares de guantes: unos muy finitos que me evitan el frío y otros de ciclista para si me caigo, con refuerzos y eso. A pesar de ello, las manos hay veces que siguen heladas. Mi consejo en esos casos es parar, quitarse todos los guantes, moverlas, echarse vaho… que entren en calor, una vez están templadas, ya guardarán la temperatura bajo los guantes.

  • Luis

    Sólo una observación. Siempre que salgamos con la bicicleta, ya sea para desplazamientos cortos o largos, es preferible llevar casco. En muchos casos es obligatorio. Por eso, para la cabeza lo mejor es un gorro fino, que pueda ponerse debajo del casco, para evitar el aire frio que entra por los agujeros del casco. Existen algunos modelos de “verdugos” (esos gorros completos con una abertura para los ojos) que también son muy prácticos, ya que aunan el gorro y la braga de cuello.

    • Carlos Roberto

      El casco lo utilizo siempre en carretera y menos en la ciudad. En invierno suelo usar uno tipo skater, pero para ciclistas que tiene menos ventilación. Lo del verdugo es buena idea aunque resulta algo agobiante.

  • Pingback: La bici en invierno: Nieve, hielo y otros obstáculos | Ciudadano 0,0

  • EVA LUZ

    como me protejo del sol uso un faldon por debajo del casco pero la brisa lo sopla para atras que me aconsejan

    • Carlos Roberto

      Si es para proteger la nuca del sol, a mi me funciona muy bien llevar una gorra con la visera hacia atrás. La otra opción es utilizar una braga para el cuello, las hay muy ligeras para verano, pero en lugar de ajustar al cuello lo hacemos en la nuca.

  • Pingback: Las canciones que me motivan a salir con la bici | Ciudadano 0,0

  • Pingback: La bici en verano: 10 consejos para sobrellevar el calor | Ciudadano 0,0

  • Pingback: 10 Consejos para disfrutar de la bici en el día a día

  • Pingback: Equipamiento para montar en bici en invierno