Cuídate

Yo cuantificado: Lo mido, luego mi ejercicio físico existe

10 comentarios

 

Es una de las claves de las famosas pulseras que monitorizan nuestra actividad diaria: medir cuánto ejercicio físico hacemos. ¿Y qué tiene de importante esto? Si medimos algo somos más conscientes de la realidad de nuestro día a día. Con el yo cuanfiticado, viendo cuántos pasos, kilómetros o escaleras subimos a diario, somos más conscientes de la existencia del ejercicio físico que hacemos.

Pulseras que miden nuestra actividad diaria: ¿para qué sirven?

En un principio cuando probé una de estas pulseras pensé que su único cometido era cuantificar y almacenar datos, creando gráficos muy bonitos. Sin embargo hay un componente muy importante de motivación, creando un buen ecosistema de premios conforme avanzamos en nuestra actividad física.

Este tipo de pulseras o gadget necesitan que los llevemos a todas partes, algo que en un principio puede parecer algo molesto. Sin embargo pesan muy poco y son bastante cómodos de llevar, ya sean a modo de pulseras o como clip que se puede colocar en cualquier sitio.

El mecanismo de funcionamiento no es más que un acelerómetro que estima de manera muy acertada los pasos que damos, la distancia que recorremos, escaleras que subimos y calorías que quemamos. También hay un aspecto interesante que me llamó mucho la atención y es la opción que tienen algunas de estas pulseras de analizar la calidad de nuestro sueño, en base a los movimientos nocturnos que hacemos.

 

Especificaciones técnicas de los gadgets que cuantifican nuestra actividad

Cuando probé una de estas pulseras, en concreto la FitBit Ultra, me sorprendió gratamente la duración de la batería. Puedes pasarte hasta 5 días sin tener que recargar la batería, que también tarda muy poco tiempo en recargarse, por lo tanto es un aspecto del que no hay que preocuparse.

El diseño y la comodidad para llevarlas también es algo que destaca. Cuando llevas unos cuantos días utilizándolo no te das cuenta de que lo llevas. El diseño también ha mejorado mucho desde los primeros modelos que se sacaron, ahora prácticamente parecen un accesorio de moda más que un gadget deportivo.

Hoy en día todo está interconectado y nuestros datos de actividad física también. Los datos de nuestra actividad diaria no son estáticos y se quedan en el dispositivo o en la web en cuestión. Podemos compartirlos en nuestras redes sociales, crear retos con otros amigos o mirar directamente nuestros datos en la aplicación para el smartphone.

Algunos ejemplos de pulseras para cuantificarnos

Dentro de las múltiples opciones que tenemos para monitorizar nuestro día a día yo me quedaría con las siguientes, por su comodidad, diseño y prestaciones:

  • Fitbit: uno de los pioneros en cuantificarnos y que ha avanzado mucho en cuanto a diseño y prestaciones.
  • Nike Fuelband: perfecta para los que estáis metidos dentro del ecosistema de Nike.
  • Shine: es el minimalismo personalizado. Del tamaño de una moneda, con buen diseño y opción de llevarlo a modo de pulsera o simplemente en el bolsillo.

Desde luego no nos faltan opciones para elegir algún gadget que nos cuantifique. Cada vez cobra más sentido el medir la actividad que hacemos, valorarla, evaluarla y compartirla. Queramos o no, esto da vida a nuestra actividad, hace que exista. Y para mi, lo más importante del “Yo cuantificado”: motiva a seguir haciendo la actividad.

En Ciudadano 0,0 | Aplicaciones que me ayudan a estar en forma